Confirmada la diálisis peritoneal como un tratamiento eficaz y seguro para los pacientes con poliquistosis en los riñones

A primeros del mes de febrero tuvo lugar en Santiago de Compostela la X Reunión Nacional de Diálisis Peritoneal, organizada por la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y a la que asistieron más de 300 nefrólogos, expertos, investigadores y personal de enfermería nefrológica de todo el territorio nacional, además de prestigiosos ponentes internacionales, con el fin de analizar y debatir sobre los últimos estudios y avances sobre el tratamiento de la ERC con Diálisis Peritoneal.

En la X Reunión Nacional se presentó un estudio realizado por investigadores y nefrólogos del Hospital General Universitario de Albacete, confirmando que el tratamiento de enfermos renales con poliquistosis mediante Diálisis Peritoneal (DP) alcanza buenos resultados y no implica un riesgo mayor de hernias y fugas peritoneales en este tipo de pacientes. El estudio, de carácter multicéntrico y en el que se analizaron más de 3.200 enfermos, concluye que el tratamiento con DP para este tipo de enfermos renales mejora la prevención de complicaciones mecánicas derivadas de esta técnica, que hasta ahora eran consideradas más frecuentes en los pacientes afectados con poliquistosis renal. Igualmente, la DP está demostrando resultados muy positivos, ya que mejora la independencia y calidad de vida de los pacientes renales, al poder realizarla, a diferencia de la hemodiálisis, de manera autónoma y en su propio domicilio.

Durante años, la diálisis peritoneal fue considerada un tratamiento contraindicado para los pacientes con Poliquistosis Renal (PQR), ya que los estudios demostraban un riesgo mayor de la aparición de hernias de pared abdominal y fugas peritoneales en este tipo de enfermos renales, y todavía hoy existe cierto escepticismo por algunos nefrólogos.

El estudio destaca, además, que la incidencia de hernias (1,9%) y fugas (1,5%), es muy similar a los pacientes sin poliquistosis renal (1% y 1,9% respectivamente), en contra de lo que se afirmaba en otros estudios anteriores. Los pacientes objeto de este trabajo fueron divididos en dos periodos de tiempo (1992-2003 y 2004-2015), lo que también ha puesto de manifiesto que el porcentaje de hernias ha disminuido con los años (1,11% en la última década frente al 3,33% en la década anterior), con resultados similares en relación a las fugas peritoneales (1,11% vs 2,24%). Los expertos señalan que podría ser debido al mayor conocimiento de la enfermedad, al seguimiento estrecho y a la posibilidad de individualización de la técnica, que ha permitido adelantarse a las complicaciones adheridas a esta patología, y haciendo de la diálisis peritoneal una técnica segura para estos pacientes.

Como consecuencia de ello, los autores del estudio recomiendan la necesidad de que los pacientes con PQR reciban información acerca de los beneficios, riesgos y las limitaciones del uso de la diálisis peritoneal como técnica de tratamiento para su enfermedad.

 

Alta frecuencia de fragilidad en los pacientes ancianos

Igualmente, en la X Reunión Nacional también se presentaron los resultados de un nuevo estudio en el que se indica: la edad, la presencia de depresión, el nivel de dependencia y la reducción de la calidad de vida como principales factores que hacen que el 44% de los ancianos en diálisis peritoneal tengan una alta frecuencia de fragilidad, sensiblemente superior a la de la población general. Estos factores fueron detectados en el 44% de los 136 pacientes que fueron analizados, procedentes de hospitales de distintos puntos de España, y que llevaban más de tres de meses en tratamiento con diálisis peritoneal.

En el estudio, en el que se analizaron un total de 136 pacientes de distintos puntos del territorio nacional, han participado los hospitales de Jaén, Oviedo, A Coruña, León, Murcia, Henares de Madrid, La Fe de Valencia, Navarra, Sont Llazer de Mallorca, y Santa Cruz de Tenerife.

La fragilidad en pacientes mayores de 70 años supone un riesgo ajustado de mortalidad 5,5 veces mayor, un riesgo de nueva discapacidad 2,5 veces mayor y un riesgo de pérdida de movilidad 2,7 veces mayor que en la población general. Por lo tanto, casi la mitad (44,1%) de los pacientes mayores de 70 años que están sometidos al tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica a través de diálisis peritoneal son frágiles.

El estudio, que recoge por tanto una muestra muy representativa de este tipo de pacientes a nivel nacional, señala que la presencia y el grado de depresión, el nivel de dependencia y la reducción de la calidad de vida de los pacientes mayores en Diálisis Peritoneal (DP) se incrementa significativamente conforme aumenta el grado de fragilidad, indicando que los mayores de 70 años tratados con DP son más prevalentes. Además, señala que la prevalencia de fragilidad en esta población en DP aumenta de forma considerable a partir de los 80 años.

El estudio concluye que la medición de la fragilidad debería formar parte del manejo clínico de la Enfermedad Renal Crónica en personas mayores, elaborando programas de detección temprana en pacientes frágiles para así lograr un abordaje precoz y adecuado de esta patología.