La Enfermedad Renal Crónica (ERC), una “epidemia silenciosa”

Aunque se calcula que el 10% de la población mundial padece ERC, se estima que 9 de cada 10 no son conscientes de su enfermedad

En el marco del Congreso Mundial de Nefrología, celebrado del 21 al 25 de abril en la ciudad de México D.F. se presentó el nuevo informe: “The Global Kidney Health Atlas”, en donde se constatan las grandes deficiencias en la prevención y atención de las patologías renales que existe en la actualidad tanto en países desarrollados como en países en vías desarrollo, muchos de los cuales no priorizan la salud renal. Una de cada tres personas tiene mayor riesgo de padecer ERC y aunque se calcula que el 10% de la población mundial padece ERC, se estima que 9 de cada 10 no son conscientes de su enfermedad.

Se estima que cada año muere 1 millón de personas en el mundo por insuficiencia renal no tratada. Además, las personas que padecen ERC son hasta 20 veces más propensas de morir por otras causas (sobre todo por enfermedades cardiovasculares como infarto o derrame cerebral) antes de que lleguen a recibir diálisis o un trasplante.

Para la doctora Adeera Levin, presidenta de la International Society of Nephrology (ISN), responsable del informe, y profesora de Medicina en la Universidad de British Columbia, en Vancouver (Canadá): “Los pacientes en las primeras fases de la ERC pueden ser tratados con medicamentos, dieta y ejercicio para reducir la presión arterial y mantener así una buena calidad de vida. Por lo tanto, es fundamental que en todos los países se mejoren las tasas de diagnóstico y los tratamientos. Sin embargo, nuestro informe muestra que, tanto en países pobres como ricos, muchos gobiernos no están haciendo de la enfermedad renal una prioridad, lo que conlleva a unos costes enormes a la hora de tratar pacientes con insuficiencia renal terminal, junto con el efecto devastador para estos y sus familiares”.

Poca prioridad a la salud renal

A nivel general mundial, por cada una de las personas que reciben diálisis o han recibido un trasplante de riñón, hay 100 en un estadio temprano de la ERC que, si se diagnostican y se tratan a tiempo, pueden disminuir el riesgo de sufrir insuficiencia renal grave o desarrollar problemas cardiovasculares. Además, por el mismo importe que se invierte en una persona con diálisis o trasplante, se podría tratar a unas 10 personas en fases iniciales de la ERC para impedir que esta progrese.

El informe destaca la poca prioridad que se ha prestado a la salud renal en muchos entornos, a pesar de los evidentes vínculos negativos para la salud y el elevado coste de los tratamientos en los estadios avanzados de la enfermedad, como la diálisis y el trasplante. Por ejemplo, aunque sólo de 1 a 2 personas de cada 1000 (0.1-0.2%) en países con rentas altas recibe diálisis o trasplante, estos tratamientos suponen del 2 al 3% del presupuesto total en salud de estos países.

Prevalencia del 13% en España

Aunque los países desarrollados son los que más gastan en diálisis y trasplantes, sólo 1 de cada 3 (29%) países de rentas altas considera la ERC como una prioridad, comparado con 2 de cada 3 (59%) países en vías de desarrollo.

Entre los países con ingresos altos, Arabia Saudí y Bélgica tienen la prevalencia estimada de ERC más alta (24%), seguidos por Polonia (18%), Alemania (17%), Reino Unido y Singapur (16%). Noruega y los Países Bajos tienen la prevalencia más baja con un 5%. En los Estados Unidos la prevalencia se estima en un 14% mientras que en Canadá y Australia es del 13%, al igual que en España. A nivel mundial, la prevalencia estimada de la ERC varía del 7% en Asia Meridional al 8% en África hasta el 11% en América del Norte y el 12% en Europa, Oriente Medio, Asia Oriental y América Latina.

Aunque los países desarrollados son los que más gastan en diálisis y trasplantes, sólo 1 de cada 3 (29%) países de rentas altas considera la ERC como una prioridad, comparado con 2 de cada 3 (59%) países en vías de desarrollo. En Europa Occidental, por ejemplo, España está junto a Reino Unido y Francia, entre los únicos países que consideran la ERC como una prioridad sanitaria. En España supone el 4% del coste de la Atención Especializada. En general, el coste medio por paciente del Tratamiento Renal Sustitutivo es 6 veces superior al del tratamiento VIH y 24 veces superior a la EPOC y el asma. En cuanto a los recursos y profesionales dedicados a la Nefrología, el informe destaca los países con mejores ratios a nivel mundial, entre los que se incluye España, con el mejor ratio de Europa Occidental (36 nefrólogos por millón de personas), y el séptimo a nivel mundial. Lituania, Taiwán y Japón se sitúan como las tres naciones con mejor ratio de personal sanitario dedicado a la atención y el tratamiento de la ERC.