La obesidad es un potente factor de riesgo para el desarrollo de la  enfermedad renal

Se estima que la obesidad afectará al 21% de las mujeres y al 18% de los varones del planeta en 2025

El pasado día nueve de marzo se celebró el Día Mundial del Riñón, este año bajo el lema: “Enfermedad Renal y Obesidad” y, como siempre, con los objetivos de informar y concienciara la población sobre la importancia de salvaguardar la salud renal y reducir la frecuencia e impacto de las enfermedades renales y sus complicaciones en todo el mundo.

Para la Federación Internacional de Fundaciones Renales: “La obesidad es un potente factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad renal. Y es que la obesidad aumenta la probabilidad de desarrollo de factores de riesgo mayores para la enfermedad renal crónica (ERC), como la diabetes y la hipertensión, y tiene un impacto directo en la aparición de la ERC y de la enfermedad renal terminal (ERT). En las personas con obesidad, los riñones tienen que trabajar más, filtrando una cantidad de sangre mayor de la normal, hiperfiltración, para cumplir las demandas metabólicas de un mayor peso corporal. Así, el aumento de esta función puede dañar el riñón e incrementar el riesgo de desarrollo de ERC a largo plazo”.

La insuficiencia renal aguda, mucho más frecuente en personas con obesidad

En el año 2014 convivían en todo el mundo más de 600 millones de adultos con obesidad. Una enfermedad que, de acuerdo con las estimaciones, afectará al 21% de las mujeres y al 18% de los varones del planeta ya en 2025. Un aspecto muy a tener en cuenta dado que la obesidad se asocia a un mayor riesgo de mortalidad prematura y contribuye al desarrollo de enfermedades como las renales, las patologías cardiovasculares, la diabetes, la apnea obstructiva del sueño, la artrosis, el hígado graso, los trastornos mentales y distintos tipos de cáncer.

Así, y por lo que respecta exclusivamente a las enfermedades renales, las personas con sobrepeso u obesidad tienen una probabilidad entre dos y siete veces mayor de desarrollar ERT que aquellas con un peso normal. Además, la obesidad puede conllevar a la aparición de la ERC al aumentar directamente el riesgo de diabetes tipo 2, hipertensión arterial y enfermedades coronarias, así como causando un daño directo sobre el riñón al incrementar su carga de trabajo. Y a todo ello se aúna que la insuficiencia renal aguda es mucho más frecuente en las personas con obesidad.

Muévete por tus riñones

Como recuerda la Federación Internacional de Fundaciones Renales: “La obesidad es una epidemia que está creciendo en todo el mundo. Una obesidad que, además, se presenta como uno de los principales factores de riesgo para la nueva aparición de ERC, de cáncer renal y de nefrolitiasis. La buena noticia es que la obesidad, tal y como sucede con la ERC, se puede prevenir en gran medida. Y, asimismo, que la reducción de la obesidad puede frenar, o incluso revertir, la progresión de la ERC”.

Por tanto, y con objeto de prevenir tanto la propia obesidad como las enfermedades renales, es necesario adoptar hábitos de vida saludables, caso de la práctica de ejercicio y el seguimiento de una dieta adecuada. Así, la Federación Internacional de Fundaciones Renales y la Sociedad Internacional de Nefrología, han puesto en marcha la campaña “Muévete por tus Riñones”, para concienciar a la población sobre la importancia de mantenerse activo y en forma.

Situación en España

En nuestro país, como informa la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo (FRIAT), miembro de la Comunidad de Asociaciones de Pacientes (Somos Pacientes), conviven más de cuatro millones de personas con algún grado de enfermedad renal, de los que más de 600.000 presentan un estadio avanzado de la misma y 50.000 necesitan tratamiento renal sustitutivo –trasplante o diálisis–. Unas cifras a las que se suma que cerca del 40% de la población presenta sobrepeso y el 21% padece obesidad y, por ende, un mayor riesgo de enfermedad renal.

En este contexto, como indica la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Federación Nacional ALCER), miembro de Somos Pacientes, “el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles, por lo que las autoridades sanitarias de los países deberían incluir planes estratégicos para la prevención de la obesidad”.

Por ello, ALCER ha elaborado, con la colaboración del supermercado ecológico La Magdalena de Proust, un menú saludable y una serie de recomendaciones para mostrar a la sociedad española la manera de llevar a cabo una alimentación sana y equilibrada para, así, evitar la obesidad.

Es más; en el marco de la celebración del Día Mundial, ALCER quiere recordar a las comunidades autónomas la necesidad de que implanten las medidas pertinentes para ayudar a prevenir la ERC, tal y como se indica en el documento elaborado hace ya dos años por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, bajo el título: La estrategia del abordaje de la enfermedad renal.