Los problemas emocionales más frecuentes en los pacientes en diálisis son la depresión y la ansiedad

Por primera vez, un congreso de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) acogió una mesa organizada por la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo bajo el título: “Los cuidados emocionales del paciente renal”, formada íntegramente por psicólogos, lo que refleja la creciente importancia que en el ámbito de la nefrología empieza a darse a la atención psicológica de los enfermos renales. La mesa de la SEDEN estuvo integrada en el 42 Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), celebrado el pasado mes de octubre en Burgos.

La mesa, integrada por Maite Marín, psicóloga de la Fundación Renal, Rocío Rodríguez Rey y Helena García Llana, psicólogas del Hospital Universitario La Paz y Francisco José Estupiñá, psicólogo de la Universidad Complutense de Madrid, estuvo moderada por Filo Trócoli, supervisora de nefrología de La Paz y David Hernán, director de Enfermería de la Fundación Renal. En ella, se abordaron temas como el “Impacto psicológico y el perfil del paciente renal”, en donde se explicó que los pacientes con Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA), con o sin Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), presentan una elevada carga de síntomas físicos y psicológicos que impactan negativamente sobre su bienestar, su calidad de vida y la de sus familias, especialmente para los pacientes en hemodiálisis. Este impacto negativo está influido por variables tanto clínicas, como psicológicas y sociales, y sus repercusiones afectan, a su vez, a aspectos clínicos, psicológicos y sociales. Igualmente, se señaló que, desde el punto de vista psicológico, la diálisis afecta a la calidad de vida de las personas, fundamentalmente por la presencia de respuestas emocionales negativas, junto con las limitaciones, restricciones y los cambios que la acompañan.

Los problemas emocionales más frecuentes en los pacientes en diálisis son la depresión, que cuenta con una prevalencia de entre el 23 y el 44% y la ansiedad, que aunque muestra una prevalencia algo menor, se encuentra entre el 21%-35,3%, ambas respuestas emocionales están consideradas las principales variables predictoras de la Calidad de Vida Relacionada con la Salud (CVRS); además, a estos problemas debemos añadir otros como: el estrés, el dolor, el sueño y la adhesión al tratamiento, síntomas bastante frecuentes en los pacientes en diálisis y que afectan también negativamente a la CVRS y, además, se influyen unos a otros.

Asimismo, se destacó que en el impacto final de la enfermedad, juegan un papel de enorme relevancia otros aspectos individuales y propios del enfermo y de su entorno, son los denominados factores psicosociales. Los factores psicosociales, influyen considerablemente tanto en la adaptación, como en el bienestar de la persona, entre ellos la literatura destaca algunos como: la autoeficiencia, las estrategias de afrontamiento, el optimismo “disposicional” y el apoyo social, todos ellos se pueden abordar o mejorar desde un tratamiento integral y multidisciplinar, con las aportaciones de la psicología, lo que influirá en una mejor CVRS y mayor bienestar de los pacientes y sus familias.