Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

5 de junio de 2018 | Noticias
Un 60% de los pacientes que están en insuficiencia renal terminal y en hemodiálisis tienen dolor crónico

El dolor es un síntoma frecuente en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC), siendo referido por el 50% de los mismos en forma habitual; la presentación más prevalente es el dolor osteoarticular, seguido por el neuropático, especialmente asociado a polineuropatía. Su abordaje, como así también sus complicaciones, son motivo de preocupación frecuente en los médicos tratantes.
El dolor no es un síntoma aislado en dichos pacientes; habitualmente se encuentran expuestos a estresantes y presentan alteraciones emocionales como depresión o ansiedad1.

Un trabajo realizado en la Unidad de Hemodiálisis de Manacor, Mallorca, muestra que el 82,1% de los pacientes afirmaron tener dolor y el 50% expresaron haber tenido una experiencia dolorosa en las últimas 24 horas. En la mayoría de los pacientes este fue de intensidad leve a moderada2. En un estudio en una Unidad de Hemodiálisis en Canadá se realizó una encuesta en 205 pacientes, de los cuales el 50% refirió haber tenido alguna experiencia dolorosa. De estos, el 63% presentó dolor de tipo musculoesquelético, el 13,6% relacionado al procedimiento dialítico y el 12,6% secundario a polineuropatía3.

Con respecto al momento en que se presenta el dolor, se observó un claro aumento de la sensación de dolor en el día de la diálisis en un 71,4%. Un 2,9% refiere no tener dolor el día que no tienen diálisis, y el 25,7% no notan diferencia alguna entre los diferentes parámetros valorados. Cuando los pacientes no están en diálisis refieren también reagudizaciones del dolor sobre todo al realizar esfuerzo físico4. La única diferencia significativa entre los pacientes con y sin dolor es el tiempo de permanencia en HD5. La severidad del dolor fue significativamente mayor en pacientes blancos e hipertensos6.

El estudio “Dolor músculo-esquelético en pacientes con enfermedad renal crónica” muestra el dolor músculo-esquelético crónico (DMEC) como un síntoma muy prevalente en pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC), que es más frecuente en mujeres mayores, obesas, con comorbilidad, sobre todo diabetes, insuficiencia cardiaca y EPOC, y asociado a marcadores de inflamación. Los pacientes con DMEC también tenían con más frecuencia fatiga, prurito, calambres, insomnio, edemas y disnea. Por el contrario, el DMEC no parecía estar asociado a las alteraciones del metabolismo óseo-mineral, ni a diferencias significativas en los niveles plasmáticos de vitamina D, rabdomiólisis, uso de fármacos (estatinas, EPO) ni artritis gotosa. A pesar de esta alta prevalencia de DMEC en la población general, las cifras observadas en nuestra población con ERC fueron mucho más elevadas, lo que hace bastante improbable que este hallazgo pudiera ser atribuible a una variación dentro de la normalidad7.

Hablamos con el Dr. Victor Mayoral, especialista en Anestesiología, coordinador del Instituto Aliaga-Clínica del Dolor Teknon de Barcelona y secretario general de la Sociedad Española del Dolor (SED).

¿Cuáles son las principales características del dolor renal?

«Hay que tener en cuenta que alrededor de un 60% de los pacientes que están en insuficiencia renal terminal y en hemodiálisis tienen dolor crónico. El dolor es más prevalente en los pacientes que además tienen diabetes mellitus, alrededor de un 50%. Son varios los perfiles de dolor de estos pacientes: Unos relacionados con el sistema osteomuscular, que probablemente nos indica que detrás tengamos un acúmulo de microglobulina, produciendo una especie de sinovitis en las cápsulas articulares y esto suele responder bastante bien a fármacos, aunque un pequeño porcentaje requiere sinovectomía».

¿Existen pacientes con dolor neuropático?

«Sí, tenemos el grupo de pacientes que debido a la diabetes o a los tratamientos que se utilizan en la hemodiálisis tienen dolor neuropático. Este dolor es un poco más difícil de tratar y además los pacientes están limitados porque las dosis de fármacos que administramos son menores, dado que su eliminación en estos pacientes es más lenta e incluso es posible que los fármacos estén contraindicados. Sin lugar a dudas, las Unidades del Dolor son las mejores para enfocar el tratamiento de estos pacientes».

¿Cómo se aborda la administración de opioides en los pacientes con insuficiencia renal?

«En cuanto a la administración de opiodes en los pacientes con dolor por insuficiencia renal, todo lo administrado en parches es posible darlo con muy buenos resultados, tanto los fentanilos como especialmente la buprenorfina. Respecto a los pacientes infantiles, su tratamiento es muy parecido a cómo tratamos a los pacientes ancianos, empezando con dosis bajas y los incrementos siempre son un poco más dilatados de lo normal, yendo muy poco a poco. Se debe iniciar la terapia con opioides ante un dolor intenso en cuyo tratamiento previamente se hayan agotado otras alternativas terapéuticas. La selección del opioide, vía de administración y dosis de mantenimiento se harán en función de las características del paciente y de su respuesta al tratamiento. Los utilizaremos dentro del contexto de un abordaje interdisciplinario y multimodal, completando el tratamiento con fármacos coadyuvantes, rehabilitación y psicoterapia”.

 

1Villate, S., Ledesma, M. J., & Martín, J. J.. (2014). Dolor neuropático en pacientes renales crónicos: revisión de la literatura. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 21(3), 175-181. https://dx.doi.org/10.4321/S1134-80462014000300008
2Rodríguez Calero M, Hernández Sánchez D. Unidad de Hemodiálisis. Evaluación del dolor crónico en una población de pacientes hemodializados. Fundación Hospital Manacor, Mallorca. Rev Soc Esp Enferm Nefrol 2007;10(2):137-43.
3Davison SN. Pain in hemodialysis patients: Prevalence, cause, severity, and management. Am J Kidney Dis 2003;42:1239-47.
4Reyes del Paso G, Perales Montilla C. El curso de la hemodiálisis está asociado a cambios en el umbral de dolor y en las relaciones entre presión arterial y dolor. Nefrologia 2011;31(6):738-42.
5Cerezo S, Barceló P. Dolor en hemodiálisis. DYT 2005;26(2):47-60.
6Pastor Armendariz M, Martínez Terceño M. Valoración del dolor en los pacientes en hemodiálisis. Rev Soc Esp Enferm Nefrol Madrid 2010;13(4).
7Dolor músculo-esquelético en pacientes con enfermedad renal crónica. Nefrología (Madr.) 2016;36:433-40 | doi: 10.1016/j.nefro.2016.03.024

 

Back To Top