Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

25 de septiembre de 2018 | Noticias
Los trasplantes preventivos son la mejor opción para la insuficiencia renal

Según el análisis de los estudios existentes, el trasplante preventivo está asociado con un menor riesgo de pérdida real del injerto evento, en comparación con el trasplante no preventivo

Si bien el trasplante preventivo de riñón es la estrategia recomendada para pacientes con insuficiencia renal terminal, lo cierto es que se trata de una medida intuitiva, basada en pocos estudios anteriores, que tenían limitaciones considerables. Es por ello que investigadores de la Universidad Médica de Viena han publicado recientemente un estudio[i] al respecto en Nephrology Dialysis Transplantation[ii], con el objetivo de saber si realmente esta recomendación debe extenderse a todos los pacientes.

De esta forma, el objetivo fundamental era el de realizar una revisión crítica y estructurada de la evidencia publicada recientemente sobre ese tema. Para ello se realizó una búsqueda en Medline[iii] utilizando palabras clave como  el trasplante preventivo de riñón, diálisis y  otros resultados relevantes.

La principal conclusión de este trabajo es que esta intuición médica tiene todo su sentido científico, ya que la investigación constataba que realizar el trasplante de riñón antes de la diálisis supone alargar la vida tanto del paciente, como del órgano trasplantado. Así, los investigadores aseguraban que aunque no hay ensayos controlados aleatorios que demuestren que el trasplante preventivo de riñón de donante vivo y fallecido sea el tratamiento preferido para pacientes elegibles con enfermedad renal en etapa terminal, es razonable justificar este procedimiento con los estudios observacionales actualmente disponibles.

La mejor evidencia hallada fue de hecho que el trasplante preventivo estaba asociado con un menor riesgo de pérdida real del injerto[iv] (incluida la muerte como evento) en comparación con el trasplante no preventivo. Cuando solo se consideraron los pacientes que se habían registrado de forma preventiva, pero luego recibieron o no recibieron un trasplante preventivo, la asociación con la supervivencia funcional del injerto (excluyendo la muerte como evento) fue solo marginal.

El debate sobre la edad

Si bien el estudio especifica que “es razonable abogar por el trasplante preventivo de riñón en todos los grupos de edad”, lo cierto es que existe una creciente incertidumbre sobre si los pacientes muy ancianos o los pacientes con un tiempo de administración de diálisis muy largo realmente se benefician después del trasplante.

De esta forma, cabe recordar que en la toma de decisiones clínicas los médicos tienen en cuenta muchos más parámetros, que por una cuestión de complejidad, es difícil reflejar en estudios que no analizan grandes bases de datos. Estos parámetros varían desde el estado socioeconómico de los pacientes hasta las comorbilidades generales, la calidad de vida en diálisis y, por último, pero no menos importante, el tiempo medio de espera en el centro de trasplante. En última instancia, el trasplante preventivo y la lista de espera para un trasplante deben discutirse con el paciente considerando todos los aspectos individuales, y no solo la edad del mismo.

De esta forma, Denis Fouque, editor en jefe de Nephology Dialysis Transplantation, concluía que “la práctica clínica debe tener en cuenta factores como la calidad de vida en diálisis o local, tiempos de espera para el trasplante que rara vez se reflejan en grandes estudios de conjuntos de datos. Por último, el trasplante preventivo y la lista de espera para un trasplante deben individualizarse según un discusión con el paciente que toma en cuenta todos los factores relevantes”.

[i]https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29897595

[ii]https://academic.oup.com/ndt/advance-article/doi/10.1093/ndt/gfy099/4980392

[iii]https://www.nlm.nih.gov/bsd/pmresources.html

[iv]http://www.era-edta.org/press/180524_press_release_Oberbauer.pdf

Back To Top