Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

10 de Marzo de 2020 | Noticias

“Actualmente, la biopsia renal percutánea sigue siendo una herramienta clave en el manejo del paciente trasplantado renal 1 . No obstante, esta sigue siendo la prueba con la que poder detectar, y por tanto prevenir, cualquier disfunción en el injerto, siendo un procedimiento tanto diagnóstico como preconizador. La cuestión es que, pese a ser eficaces y seguras, no terminan de ser totalmente perfectas.

Esta era una de las reflexiones que se realizaban durante la Semana del Riñón 20192, donde una de las mesas se centraba precisamente en el análisis de las alternativas a la biopsia, concluyendo que los biomarcadores emergentes pueden proporcionar un complemento para ayudar a los nefrólogos a diagnosticar y controlar la enfermedad.

Las limitaciones de las biopsias

En primer lugar, en cuanto a las limitaciones actuales de las biopsias, intervenía en este foro Mei Lin Bissonnette, MD, PhD3 , profesora clínico asistente en la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver. A este respecto, la experta destacaba que “las biopsias funcionan bien al proporcionar información esencial sobre si el paciente sufre rechazo mediado por células T o rechazo mediado por anticuerpos, información de diagnóstico sobre qué tipo de infección puede estar ocurriendo y la presencia de recurrencia de la enfermedad o enfermedad de novo”.

Teniendo en cuenta que precisamente por eso siguen siendo la prueba de referencia, la experta quiso detallar que también tiene sus limitaciones. “Puede haber muchas etiologías diferentes que tienen histologías similares o superpuestas, y las biopsias están sujetas a la variabilidad de la muestra, ya que el volumen tomado para el estudio es pequeño en comparación con el tamaño general del injerto. Las biopsias requieren experiencia especializada para realizarlas e interpretarlas. También son invasivos, ya que no todos los pacientes son buenos candidatos y los pacientes pediátricos requieren sedación para someterse al procedimiento”.

De esta forma no se trata tanto de obviar esta herramienta, sino de mejorarla, en este caso, con la inclusión de biomarcadores en el proceso.

La reinvención de los biomarcadores

Ante esta realidad, Bissonnette apuntaba que los biomarcadores emergentes medidos en sangre y orina podrían ayudar con el manejo de la enfermedad renal. Dando un paso más allá, la experta exponía que estos pueden ser utilizados como un paso previo, mínimamente invasivo, que pudiera reemplazar las biopsias de protocolo; aunque también se perfilan como una opción para refinar los diagnósticos y ayudar en las definiciones y la reproducibilidad.

En el primer caso, la experta señalaba que “la sangre y la orina son mucho más fáciles de obtener que el tejido, y realmente se puede usar para dividir a los pacientes en grupos de niveles de bajo y alto riesgo”. En el segundo caso, Bissonnete señalaba que aún es necesario determinar cuándo y con qué frecuencia ejecutar biomarcadores, y cuándo tratarlos una vez que se obtienen los resultados.

Estudios existentes

En cuanto a cuál es la evidencia científica al respecto, un estudio de 20114 encontró que el ADN-Cf puede proporcionar una señal antes de la biopsia y que podría disminuir después de tratar el rechazo. En concreto, el estudio concluía que el ADN libre de células se puede utilizar para detectar una firma específica de un órgano que se correlaciona con el rechazo, y esta medición se puede realizar en cualquier combinación de donante y receptor.

Por otra parte, un estudio de 2017 también sobre el ADN- Cf5 encontró que el marcador podía discriminar el rechazo activo del rechazo no activo y funcionó especialmente bien en la evaluación del rechazo mediado por anticuerpos. Así, se establecía que los niveles de dd-cfDNA <1% reflejan la ausencia de rechazo activo (tipo mediado por células t ≥ib o abmr) y los niveles >1% indican una probabilidad de rechazo activo.

 

1http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2254-28842015000300008

2https://www.asn-online.org/education/kidneyweek/2019/program-session-details.aspx?sessId=318817

3https://www.kidneynews.org/careers/in-practice/biopsies-the-%e2%80%9cimperfect-gold-standard%e2%80%9d-for-diagnosing-post-transplant-rejection

4https://www.pnas.org/content/early/2011/03/21/1013924108

5https://jasn.asnjournals.org/content/28/7/2221

Back To Top