Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

10 de Marzo de 2020 | Noticias

La contaminación del aire siempre se ha relacionado directamente con las enfermedades respiratorias1 y cardiovasculares; sin embargo, la evidencia científica actual señala que en realidad la contaminación impacta sobre todos los órganos2.

De hecho, una de las primeras investigaciones realizadas al respecto, señalaba que la contaminación del aire causa millones de casos de enfermedad renal cada año. Así lo confirmaba un estudio3 presentado en la ASN Kidney Week4 , que concluía que la carga global estimada de enfermedad renal crónica atribuible a las partículas finas es de más de 10,7 millones de casos por año.

En palabras de Benjamin Bowe, MPH del Centro de Epidemiología Clínica en el Sistema de Atención Médica VA en Saint Louis, “la contaminación del aire podría explicar, al menos parcialmente, el aumento de la incidencia de enfermedad renal crónica de origen desconocido en muchas geografías de todo el mundo, y el aumento de la nefropatía mesoamericana en México y América Central”.

Una mayor carga de enfermedad

En concreto, el trabajo desvelaba que los niveles de contaminación influían en la carga de la enfermedad, en cuestiones como una mayor discapacidad y, por ende, en los años con mayor o menor de calidad de vida de los pacientes. De esta forma, en zonas geográficas con unos mayores niveles de contaminación, existía paralelamente una mayor carga de la patología en la enfermedad renal crónica, poniendo como ejemplo el análisis de los casos de América Central y el Sur de Asia.

De esta forma, los investigadores concluían que la contaminación del aire debe considerarse en el contexto del debate5 de la epidemiología global de la enfermedad renal crónica.

En esta misma línea, estudios más recientes publicados en PLOS ONE6 analizaban el impacto de la contaminación en una población concreta de Estados Unidos. De esta forma, se observaba una asociación positiva entre la concentración de las partículas contaminantes y el número de casos de enfermedad renal crónica diagnosticados, datos que los expertos creían que podían traducirse como una de las causas de la considerable variación geográfica en la prevalencia de enfermedad renal crónica en los Estados Unidos.

Asimismo, otro trabajo de este mismo año, publicado en British Medical Journal (BMJ)7 , analizaba durante 12 años más de 95 millones de hospitalizaciones de mayores de 65 años en el servicio gratuito Medicare de Estados Unidos, demostrando que el incremento de las tasas de partículas PM2,5 en el aire (aquellas con un diámetro inferior a 2,5 micrómetros) se correspondían con un incremento en los ingresos en esos mismos días. En concreto, cada incremento se traducía en una subida de los ingresos al día siguiente por enfermedad renal.

El impacto de la contaminación

Tal y como reflexionaba María P. Neira González, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, durante el 41 Congreso Nacional de SEMERGEN8 , la clave está en que “las partículas del aire viajan por el riego sanguíneo afectando a otros órganos del cuerpo”.

Pese a todo ello, las cifras dicen que el 92 por ciento de la población mundial sigue respirando aire contaminado, y que el 80 por ciento de las ciudades del mundo tiene niveles de contaminación que superan los límites establecidos de las directrices de la OMS. Es por ello que es necesario concienciar de que las medidas gubernamentales a favor del medioambiente no solo se centran en la propia problemática del clima o los costes, sino también en el impacto de la salud de la población.

 

1https://www.separ.es/node/922

2https://elmedicointeractivo.com/la-contaminacion-del-aire-afecta-todos-los-organos-incluido-el-cerebro/

3https://www.eurekalert.org/pub_releases/2017-11/ason-apc102717.php

4https://www.asn-online.org/kidneyweek/

5https://bmjopen.bmj.com/content/9/5/e022450

6https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0200612

7https://www.bmj.com/content/367/bmj.l6258

8https://www.semergen.es/?seccion=congresos&subSeccion=detalleCongreso&idC=181

Back To Top