Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

17 de julio de 2018 | Noticias
En España la mayoría de los pacientes de terapia renal sustitutiva son tratados con hemodiálisis

La técnica de diálisis más empleada es la hemodiálisis, ya que representa el 42%, frente al 5,5% de pacientes que reciben la diálisis peritoneal

El funcionamiento alterado de los riñones requiere, en la mayoría de los pacientes, un tratamiento que sustituya su función y mantenga vivo al paciente. En la actualidad se dispone de dos tipos de tratamiento: la diálisis y el trasplante de riñón. Teniendo en cuenta que cada vez es mayor el número de pacientes en edad avanzada y con comorbilidades, la supervivencia de los pacientes en terapia renal sustitutiva en España  a 5 años es del 57 por ciento.

Así se extrae del informe “Impacto de las tecnologías sanitarias aplicadas a los tratamientos de diálisis en el Sistema Nacional de Salud”[i], realizado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin),  con la colaboración de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N) y la Sociedad Española de Directivos Sanitarios (SEDISA). En el mismo, además de hacer un repaso del impacto de las nuevas tecnologías en el entorno de la diálisis, se incluye una radiografía pormenorizada de la situación actual de la misma en el territorio español.

En este sentido, aporta datos como que Cantabria y el País Vasco destacan por ser las comunidades que tienen un mayor porcentaje de pacientes trasplantados (65% y 63%, respectivamente). A su vez, son las que tienen una menor proporción de pacientes en hemodiálisis, un 29% y 30% de los pacientes que siguen un tratamiento renal sustitutivo. Por otro lado, el tratamiento de hemodiálisis es el más empleado en pacientes de la Comunidad Valenciana y Región de Murcia, con una penetración del 52% y 51%, respectivamente. Finalmente, las regiones donde más porcentaje de pacientes con enfermedad renal crónica reciben diálisis peritoneal son Asturias (9%) y Galicia (8%).

Diferentes modalidades de diálisis

Cabe destacar que la diálisis es aquella terapia que permite realizar una función similar a la del riñón, filtrando la sangre del paciente de toxinas y eliminando el exceso de líquido. En concreto, existen dos modalidades de diálisis: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal.

La diferencia entre ambas es que utilizan diferentes tipos de técnicas para depurar la sangre. Sobre las mismas, el informe apunta que, en España, la técnica de diálisis más empleada es la hemodiálisis, ya que representa el 42%, frente al 5,5% de pacientes que reciben la diálisis peritoneal. Asimismo, destaca que la hemodiálisis puede ser tanto hospitalaria como domiciliaria y la diálisis peritoneal se plantea siempre como domiciliaria, aunque en los casos de hospitalización, puede realizarse en el entorno hospitalario. A este respecto, los datos aportan que la hemodiálisis domiciliaria tiene solo un 0,3% de penetración entre todos los pacientes de diálisis.

Otra idea relevante es que existen subtipos de hemodiálisis, conociéndose la hemodiálisis de bajo flujo, que usa la difusión como principio físico para la eliminación de toxinas urémicas, o la hemodiálisis de alto flujo, que se fundamenta en el uso de la difusión y la convección. En la actualidad, la hemodiálisis de alto flujo es la más utilizada en la mayoría de unidades de diálisis, ya que representa en torno al 80-90% de las hemodiálisis realizadas en España.

Impacto económico

En este informe, también se desgrana que los costes medios asociados a estas terapias son aproximadamente 46.660 € en hemodiálisis y 32.432 € en diálisis peritoneal. Más allá de los costes globales, es de reseñar que las nuevas tecnologías han supuesto una disminución de los costes de ambos tratamientos.

En el caso de la diálisis peritoneal se ha estimado un potencial ahorro para los gestores sanitarios que asciende a más de 30 millones de euros al año, si se incrementa el empleo de esta modalidad a un 30% de los pacientes en diálisis. En la hemodiálisis domiciliaria, se ha demostrado una mejora en diferentes parámetros clínicos, lo que conlleva una reducción de los costes asociados gracias a la disminución de la administración de fármacos, como sucede en el caso de la eritropoyetina (un 63%) y los antihipertensivos (31,5%).

De esta forma, se concluye que la innovación en las diferentes tecnologías de diálisis está posibilitando grandes avances en el tratamiento y atención de los pacientes con ERC, comportando beneficios a todos los agentes clave: pacientes, profesionales y gestores sanitarios.

 

[i]http://www.fenin.es/publicaciones/documentos-estudios/2018

Back To Top