Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

17 de mayo de 2018 | Noticias
La cirugía renal mínimamente invasiva ayuda a aumentar la tasa de donantes vivos

Uno de los retos en la nefroctomía parcial es conseguir que tras la intervención el paciente tenga una buena función renal. En este sentido, los nuevos avances tecnológicos enfocados a la cirugía urológica permiten actualmente tratamientos quirúrgicos mucho menos agresivos y con mejores resultados respecto a los de tan solo hace una década.

Es el caso de la cirugía mínimamente invasiva, que ha revolucionado de hecho la extracción de riñones en donantes vivos.

En concreto, tal y como apunta un estudio publicado en Oncoscience[i], “la cirugía mínimamente invasiva parece ofrecer un alcance terapéutico más amplio para las masas renales, sin comprometer los resultados oncológicos en las manos adecuadas”.

Este estudio, dirigido por Giovanni Cacciamani del Departamento de Urología de la Universidad de Verona en Verona(Italia)[ii], analizaba en concreto los factores que influyen en la función renal después de una nefrectomía parcial, revisando la literatura actual. Así, encontraron que “ahorrar la mayor parte de las nefronas sin comprometer el resultado oncológico ha jugado un papel importante en el manejo de los tumores malignos renales”. A este respecto añadían que “la cirugía mínimamente invasiva, además de sus conocidas ventajas, parece ofrecer un mayor campo de acción en el futuro que permitirá más preservación de nefrones en cualquier escenario quirúrgico futuro”.

Otros factores a tener en cuenta

En cuanto a otros factores que influyen a la hora de conservar la función renal en una nefroctomía parcial, el estudio de Cacciamani advierte que estos son multifactoriales, aunque pueden dividirse sobre todo en dos grandes grupos.

Por una parte, estarían todos aquellos factores que tienen que ver con la salud previa del paciente antes de la intervención, es decir,  factores prequirúrgicos como pueden ser posibles casos de hipertensión, diabetes mellitus, urolitiasis, obesidad, síndrome metabólico, entre otros.

Asimismo, cabe tener en cuenta las enfermedades urológicas, que también pueden afectar la función renal basal de los pacientes, están representadas por cálculos renales, infección del tracto urinario, reflujo vesicoureteral y vejiga neurogénica.

Por otra parte, habría que considerar otra serie de factores intraquirúrgicos, siendo los que más afectan al resultado el tiempo, el tipo de isquemia, la técnica quirúrgica utilizada, la complejidad del caso y la cantidad de parénquima preservado.

Diferentes técnicas

Una de las experiencias pioneras en cuanto a cirugía mínimamente invasiva en la extracción de riñones en donantes vivos en España  fue liderada por el Hospital Clinic de Barcelona en 2011. Precisamente, tal y como recogía la revista Actas Urológicas Españolas[iii], esta fue la primera experiencia de nefrectomía LESS de donante vivo realizada por un equipo íntegramente europeo.

Cabe recordar que la cirugía LESS (Laparoendoscopic single site surgery) es una técnica quirúrgica que pretende realizar la cirugía intra-abdominal mediante un único puerto de entrada, permitiendo una reducción del número y tamaño de las incisiones, consiguiendo mejores resultados estéticos con, al menos, los mismos resultados funcionales que la cirugía laparoscópica convencional.

De esta forma, cabe concluir que la aplicación de este tipo de cirugías mínimamente invasivas puede incrementar la tasa de donación, al reducir la morbilidad y mejorar los resultados estéticos, con los mismos resultados tanto para el donante como para el receptor.


[i]http://impactjournals.com/oncoscience/files/papers/1/393/393.pdf

[ii]https://www.eurekalert.org/pub_releases/2018-03/rp-dff030618.php

[iii]http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-48062011000900009

Back To Top