Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

20 de septiembre de 2018 | Noticias
La información sobre trasplantes sigue siendo muy confusa para los pacientes

La mayoría de los pacientes sigue buscando información en buscadores de Internet, debido al bajo nivel de legibilidad de la información sobre salud disponible

La decisión de someterse a un trasplante es un punto de inflexión en el desarrollo de la enfermedad y en la vida del paciente. Si bien cada vez hay más información al respecto y los trasplantes de órganos son una realidad diaria, sobre todo en países como España, lo cierto es que los pacientes no siempre llegan a comprender toda la información relacionada con el procedimiento que se les ofrece.

Así lo hacía constatar una publicación de Clinical Kidney Journal (CKJ)[i] que establecía que si bien en Internet existe múltiple información y recursos para los posibles receptores de trasplante renal, se ha de tener en cuenta que la mitad de la población lee por debajo de un nivel de séptimo grado. Concretamente, un estudio del Instituto de Ciencias de la Educación de Estados Unidos [ii]descubrió que el nivel promedio de lectura  en la población americana oscila entre el  7º y el  8º grado.

Una cuestión en la que además tener en cuenta es que no todo el mundo tiene un grado de comprensión suficiente de determinados conceptos médicos.  De esta forma, concluían que “la legibilidad de los materiales en línea sigue siendo demasiado baja para las correspondientes tasas de alfabetización en salud entre los pacientes que requieren un trasplante de riñón”.

En este sentido, el editor jefe de CKJ, Alberto Ortiz, planteaba igualmente que esta circunstancia debería preocupar a los propios especialistas, ya que “¿cómo podemos esperar concienciar en torno a la salud y al cumplimiento, si los mensajes que deseamos transmitir no se entienden?”.

De hecho, dando un paso más respecto al nivel de comprensión lectora, también se realizaban otras asociaciones, como que los receptores de donantes fallecidos tienen más probabilidades de tener un nivel socioeconómico más bajo, y es más probable que tengan una tasa general de alfabetización de salud más baja en comparación con los pacientes que reciben receptores de donantes vivos.

La búsqueda de información e Internet

Otra de las cuestiones a destacar es dónde buscan información los pacientes, y la respuesta vuelve a ser obvia: en Internet. Y no siempre en las páginas más fiables.

Así, se calcula que el 72 por ciento de los usuarios de Internet[iii] habría buscado alguna información relacionada con la salud durante el pasado año, utilizando el 77 por ciento de los mismos sobre todo buscadores como Google, Bing o Yahoo, en vez de acudir directamente a una página especializada.

Cabe tener en cuenta que esta información es valorada por los propios pacientes a la hora de tomar decisiones en torno a su salud, incluso a la hora de seguir un tratamiento o someterse a un procedimiento, como puede ser el caso de un trasplante.

Ante todas estas circunstancias, los expertos planteaban finalmente la necesidad de actualizar los materiales disponibles para los pacientes, realizando una revisión de los mismos y creando folletos informativos que sirvan como una referencia más adecuada, y que además clarifique lo suficiente la información como para que el paciente no necesite acudir con el mismo a buscadores de Internet, por falta de comprensión o entendimiento.

 

[i]https://academic.oup.com/ckj/advance-article/doi/10.1093/ckj/sfx129/4657174

[ii] Kirsch, I.S. et al., Adult Literacy in America National Center for Education Statistics 2002.

[iii]http://www.pewinternet.org/fact-sheets/health-fact-sheet

Back To Top