Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Sanofi

15 de octubre de 2019 | Noticias

La comunicación entre el médico y el paciente resulta fundamental a la hora de hacer un buen abordaje terapéutico. Sin embargo, en una situación de urgencia, el paciente no tiene la capacidad de dar información a las personas que lo atienden sanitariamente, y los profesionales apenas tienen tiempo de reacción como para poder acceder y consultar los datos personales. Para este tipo de circunstancias se crearon las pulseras o collares de alerta médica, que simplemente llevan grabada información básica del paciente, para que en el caso de una emergencia, esta sea tenida en cuenta, tales como una alergia a un medicamento o el hecho de tener una enfermedad crónica concreta.

Cabe recordar que según el estudio ENEAS,  un 8,4% de los pacientes ingresados en los hospitales españoles padece efectos adversos, de los cuales el 37,4% están relacionados con la medicación y el 7,6% con los cuidados, por lo que no se trata de una cuestión baladí.

Pero la realidad es que, aunque las pulseras de alerta médica son un instrumento sencillo, no todos los pacientes las llevan, pese a que la evidencia afirma que resultan realmente útiles en diversos casos. Es el ejemplo de la enfermedad renal crónica, en el que un reciente estudio de la Asociación Americana de Nefrología relacionaba uso de un accesorio de alerta médica con un riesgo 62% menor de desarrollar insuficiencia renal.

 Una patología no evidente

Este trabajo estaba motivado precisamente por el hecho de que la enfermedad renal no es una patología que resulte evidente, a no ser que se realicen pruebas muy concretas, por lo que es posible que pueda pasar desapercibida para un equipo de urgencias, si el paciente no tiene la capacidad de comunicarla. Pese a ello, hasta el momento no existía ningún estudio respecto al impacto positivo o no de utilizar este tipo de identificaciones como una guía para los profesionales.

En palabras del investigador Jeffrey Fink, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, “dado que la enfermedad renal crónica no suele ser evidente para los proveedores sin las pruebas de sangre adecuadas, pensamos que proporcionar a los pacientes un accesorio de alerta médica con una indicación de su patología podría servir como alerta para sus necesidades de atención especial”.

Necesidad de muestras más significativas

Para ello, se realizó un estudio de 350 pacientes en estadio 2-5 de enfermedad renal crónica (ERC) prediálisis. De esta forma, se establecieron dos grupos: los primeros 108 participantes recibieron un brazalete o collar de alerta médica indicando el diagnóstico de ERC y el acceso a un un sitio web con prácticas seguras de ERC; un grupo posterior de 242 pacientes recibió la atención habitual.

Los resultados mostraron que el uso de un accesorio de alerta médica se relacionó con un riesgo 62% menor de desarrollar insuficiencia renal, después de los ajustes. No obstante, hubo diferencias significativas en las tasas de hospitalización o muerte en los usuarios de accesorios de alerta médica y en el grupo de observación. Es por ello que los investigadores concluían que era necesario realizar más estudios al respecto con muestras más importantes de pacientes, para determinar si realmente sería importante animar a los pacientes a llevar consigo este tipo de herramientas.

[1] https://www.seguridaddelpaciente.es/resources/contenidos/castellano/2006/ENEAS.pdf

[1] https://cjasn.asnjournals.org/content/14/7/994

[1] https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-06/ason-dmb053119.php

 

Back To Top