Este sitio web está dirigido exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España

Toni Romero Alcántara. Nefrólogo del Centro de Diálisis Diaverum de La Axarquía, en Torre del Mar (Málaga)

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (1998-2004). Especialista en Nefrología, vía MIR; residencia en el Hospital Regional Universitario Carlos Haya, de Málaga (2005-2009). Desde 2009, nefrólogo en los centros de diálisis Diaverum en la provincia de Málaga, sobre todo en La Axarquía. Actualmente, nefrólogo responsable del centro de La Axarquía y del Centro de Diálisis Diaverum N.ª Sra. de la Cabeza, en Motril (Granada).

1 de octubre de 2018 | Artículos

Introducción

El sevelamer es un quelante del fósforo, no absorbible, que no contiene metal ni calcio y que, además de su capacidad quelante, tiene otros efectos, denominados pleiotrópicos1.

Estos efectos pleiotrópicos —más allá del control de la hiperfosfatemia— se han constatado en estudios experimentales, observacionales y ensayos clínicos, e incluyen la disminución de la inflamación, el estrés oxidativo, el perfil lipídico, la aterogénesis, la calcificación vascular, la disfunción endotelial y diversas toxinas urémicas. Todos estos efectos beneficiosos ejercen un efecto global sobre la morbilidad y la mortalidad cardiovascular en los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC)2.

Tabla 1. Efectos beneficiosos atribuidos al sevelamer, y su influencia sobre la supervivencia en la insuficiencia renal3

 

 

 

Efectos metabólicos del sevelamer

El factor de crecimiento fibroblástico 23 (FGF23) forma parte de la familia de los factores de crecimiento de los fibroblastos. Posee una acción fosfatúrica, debido a que inhibe la 1-α-hidroxilasa en los túbulos proximales y activa la 24-hidroxilasa4, lo que se traduce en una reducción de la actividad de la vitamina D. En la uremia, tanto la vitamina D como el FGF23 están alterados.

Desde etapas precoces de la ERC, los niveles de FGF23 aumentan en el suero —en un intento de evitar la retención de fósforo—, lo cual incrementa la fosfaturia. Con la progresión de la ERC, la hiperfosfatemia termina por aparecer, a pesar de las concentraciones elevadas de FGF23 y parathormona (PTH). Además, el FGF23 elevado se asocia con el desarrollo de disfunción endotelial e hipertrofia cardiaca en el paciente con ERC5.

Varios estudios han demostrado la capacidad del sevelamer para disminuir el FGF23, gracias a que reduce la absorción de fósforo en el intestino. El descenso del FGF23 incrementa el calcitriol, al disminuir la actividad de la 24-hidroxilasa y aumentar la de la 1-α-hidroxilasa6-7.

La reducción de los niveles séricos del FGF23 secundaria al tratamiento con sevelamer tiene un efecto beneficioso sobre la disfunción endotelial vascular, con la consiguiente mejora de la vasodilatación mediada por el flujo vascular (un marcador de daño endotelial).

Por otra parte, el descenso del FGF23 se correlaciona con un aumento del klotho sérico. Estos cambios se observan 48 horas después del tratamiento. El FGF23 y el fósforo séricos disminuyen mientras se usa sevelamer, y el incremento de klotho es proporcional al descenso de fósforo8.

Efecto del sevelamer sobre las endotoxinas y la inflamación

Los pacientes en hemodiálisis presentan una elevada tasa de inflamación crónica, incrementada por un pobre estado nutricional. En estudios observacionales con pacientes en hemodiálisis se han encontrado niveles altos de endotoxinas. Estos se asocian a una menor albúmina sérica y a un aumento de citoquinas proinflamatorias y de proteína C reactiva (PCR), todo relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, hospitalización y muerte9,10.

Varios estudios han mostrado una asociación entre el tratamiento con sevelamer y la disminución de endotoxinas, CD14 y marcadores proinflamatorios (como la PCR y la IL-6)11. Vlassara y otros demostraron que el sevelamer reduce los productos avanzados de la glicosilación, la HbA1c y los biomarcadores de la inflamación12.

Se ha visto, además, que el sevelamer reduce el nivel de ácido úrico en los pacientes en hemodiálisis y diálisis peritoneal, aunque otros estudios no muestran claramente este hecho13-15.

Por otra parte, el sevelamer aumenta el nivel de fetuina A (habitualmente bajo en los pacientes con ERC —debido a la inflamación—, con una correlación negativa con la PCR)16. En un pequeño estudio, el tratamiento con sevelamer condujo a un aumento significativo de la concentración de fetuina A y a la mejora de la disfunción endotelial17.

Efecto del sevelamer sobre el colesterol

El sevelamer se une a los ácidos biliares cargados negativamente, actuando como un secuestrador de estos, por lo que reduce las concentraciones de lipoproteínas de baja densidad18.

Existen varios estudios que muestran que el sevelamer reduce el fósforo y el colesterol, ya que disminuye la absorción de ambos en el intestino. Gracias a este efecto se ha conseguido reducir la dosis de estatinas en pacientes con ERC19.

Efecto del sevelamer sobre la anemia

La anemia es una complicación importante en los pacientes con ERC y se asocia con un aumento de la morbilidad cardiovascular y la mortalidad20.

Algunos estudios muestran que los pacientes tratados con sevelamer en dosis altas presentan una concentración de hemoglobina más elevada que los pacientes tratados con dosis bajas, e incluso hay estudios que demuestran una asociación entre la dosis de sevelamer y la capacidad de respuesta a los agentes estimulantes de la eritropoyesis en pacientes en hemodiálisis21-22.

Conclusiones

Todos los efectos del sevelamer descritos repercuten directamente en la mortalidad cardiovascular, reduciéndola.

La progresión de la calcificación vascular es uno de los marcadores de daño tisular, por lo que su enlentecimiento o desaparición contribuyen a aumentar la supervivencia. Se ha demostrado que la calcificación de las arterias coronarias es más lenta en los pacientes en hemodiálisis tratados con sevelamer que en aquellos tratados con quelantes cálcicos. Esto se debe a que el sevelamer reduce la absorción de fósforo sin aportar calcio y a que disminuye la absorción de lípidos.

En conclusión, se ha demostrado que el sevelamer tiene varios efectos, además del puro quelante. El decremento de los marcadores inflamatorios, fenoles, ácido úrico y endotoxinas parece disminuir la inflamación y la oxidación, lo que, junto con la menor absorción de colesterol, se traduce en una mejoría de las calcificaciones vasculares y, por tanto, de la supervivencia del paciente con ERC.

Bibliografía

  1. Burke SK, Dillon MA, Hemken DE, Rezebek MS, Balwit JM. Metaanalysis of the effect of sevelamer on phosphorus, calcium, PTH, and serum lipids in dialysis patients. Adv Ren Replace Ther. 2003;10:133-45.
  2. Rastogi A. Sevelamer revisited: pleiotropic effects on endothelial and cardiovascular risk factor in chronic kidney disease and end-stage renal disease. Ther Adv Cardiovascular Dis. 2013;7:322-42.
  3. Rodríguez-Osorio L, Zambrano DP, Gracia-Iguacel C, Rojas-Rivera J, Ortiz A, Egido J, et al. Use of sevelamer in chronic kidney disease: beyond phosphorus control. Nefrología. 2015;35(2):207-17.
  4. Shimada T, Hasegawa H, Yamazake Y, Muto T, Hino R, Takeuchi Y, et al. FGF-23 is a potent regulator of vitamin D metabolism and phosphate homeostasis. J Bone Miner Res. 2004;19:429-35.
  5. Faul C, Amaral AP, Oskouei B, Hu MC, Sloan A, Isakova T, et al. FGF23 induces left ventricular hypertrophy. J Clin Invest. 2011;121:4393-408.
  6. Koiwa F, Kazama JJ, Tokumoto A, Onoda N, Kato H, Okada T, et al.; ROD21 Clinical Research Group. Sevelamer Hydrochloride and calcium bicarbonate reduce serum fibroblast growth factor 23 levels in dialysis patients. Ther Apher Dial. 2005;9:336-9.
  7. Oliveira RB, Cancela AL, Graciolli FG, Dos Reis LM, Draibe SA, Cuppari L, et al. Early control of PTH and FGF-23 in normophosphatemic CKD patients: a new target in CKD-MBD therapy? Clin J Am Soc Nephrol. 2010;5:286-91.
  8. Lin HH, Liou HH, Wu MS, Lin CY, Huang CC. Long-term sevelamer treatment lowers serum fibroblast growth factor 23 accompanied with increasing serum klotho levels in chronic hemodialysis patients. Nephrology (Carlton). 2014;19:672-8.
  9. Feroze U, Kalantar-Zadeh K, Sterling KA, Molnar MZ, Noori N, Benner D, et al. Examining associations of circulating endotoxin with nutricional status, inflammation and mortality in hemodialysis patients. J Ren Nutr. 2012;22:317-26.
  10. Gregório PC, Favreto G, Sassaki GL, Cunha RS, Becker-Finco A, Pecoits-Filho R, et al. Sevelamer reduces endothelial inflammatory response to advanced glycation end products. Clin Kidney J. 2018;11(1):89-98.
  11. Kubotera N, Prokopienko AJ, Garba AO, Pai AB. Endotoxin binding by sevelamer: potential impact on nutritional status. Int J Nephrol. 2013;2013:954-56.
  12. Vlassara H, Uribarri J, Cai W, Goodman S, Pyzik R, Post J, et al. Effects of sevelamer on HbA1c, inflammation, and advanced glycation end products in diabetic kidney disease. Clin J Am Soc Nephrol. 2012;7:934-42.
  13. Ohno I, Yamaguchi Y, Saikawa H, Uetake D, Hikita M, Okabe H, et al. Sevelamer decreases serum uric acid concentration through adsorption of uric acid in maintenance hemodialysis patients. Intern Med. 2012;48:415-20.
  14. Evenepoel P, Selgas R, Caputo F, Foggensteiner L, Heaf J, Ortiz A, et al. Efficacy and safety of sevelamer hydrochloride and calcium acetate in patients on peritoneal dialysis. Nephrol Dial Transplant. 2009;24:278-85.
  15. Brandenburg V, Schlieper G, Heussen N, Holzmann S, Busch B, Evenepoel P, et al. Serological cardiovascular and mortality risk predictors in dialysis patients receiving sevelamer: a prospective study. Nephrol Dial Transplant. 2010;25:2672-9.
  16. Ketteler M, Bongartz P, Westenfeld R, Wildberger JE, Mahnken AH, Böhm R, et al. Association of low fetuin-A (AHSG) concentrations in serum with cardiovascular mortality in patients on dialysis: A cross-sectional study. Lancet. 2003;361:827-33.
  17. Caglar K, Yilmaz MI, Saglam M, Cakir E, Acikel C, Eyileten T, et al. Short-term treatment with sevelamer increases serum fetuin-a concentration and improves endothelial dysfunction in chronic kidney disease stage 4 patients. Clin J Am Soc Nephrol. 2008;3:61-8.
  18. Barna MM, Kapoian T, O’Mara NB. Sevelamer carbonate. Ann Pharmacother. 2010;44:127-34.
  19. Chue CD, Townend JM, Moody WE, Zehnder D, Wall NA, Harper L, et al. Cardiovascular effects of sevelamer in stage 3 CKD. J Am Soc Nephrol. 2013;24:842-52.
  20. Akisawa T, Pisoni RI, Akiba T, Saito A, Fukuhara S, Asano T, et al. Japanese haemodialysis anaemia management practices and outcomes (1999-2006): results from the DOPPS. Nephrol Dial Transplant. 2008;23:3643-53.
  21. Aasebo W, Hartmann A, Jenssen T. Predictors of anemia in patients on hemodialysis. Hemodial Int. 2009;13:335-9.
  22. Ikee R, Tsunoda M, Saaki N, Sato N, Hashimoto N. Potential influence of sevelamer hydrochloride on responsiveness to erythropoiesis-stimulating agents in haemodialysis patients. Nephrology (Carlton). 2012;17:225-9.

Back To Top